Para llevar a la práctica el cambio de paradigma y el nuevo enfoque del Plan Estatal de Desarrollo de Chihuahua es necesario hacer ajustes institucionales y modificar aspectos sustanciales de la gestión de programas y servicios.