México no es un país pobre, y sin embargo, más de la mitad de su población se encuentra hundida en el abismo de la pobreza.