Reconocer los derechos de quienes trabajan en el hogar es esencial para “que viva México” y para “estar unidos”. Con desigualdad estructural en los hogares no hay unidad posible.