La violación permanente de derechos está fomentando la pobreza y ahondando la desigualdad territorial con desventaja para indígenas, mujeres y jóvenes, de acuerdo con los resultados del Laboratorio de Trabajo Digno de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.