Durante la última década en México, hay más pobres; cada vez podemos comprar menos cosas con lo que ganamos y el incremento en el costo de las cosas ha rebasado por mucho el incremento de nuestros ingresos. La política de desarrollo social no ha funcionado en nuestro país.