El éxito de la participación ciudadana no consiste solamente en que un grupo de individuos tome parte de la acción pública, sino que esta acción colectiva se multiplique y que contribuya a producir mayores niveles de bienestar.