En el contexto del uso faccioso de las instituciones existe el riesgo de que tramos de la fiscalización por parte de las procuradurías se usen no pensando en la equidad de la contienda sino en la posibilidad de anular elecciones en beneficio de partidos o candidatos específicos.