De no tomarse las medidas necesarias para evitarlo, este año las condiciones parecen estar dadas para un uso masivo de recursos públicos, particularmente de los programas sociales, con fines electorales.