Es notable la operación para colocar a personas clave en los puestos clave desde la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno federal, que tienen acceso a información privilegiada y cuya experiencia radica en la operación político electoral y no en el diseño e implementación de políticas sociales eficaces.