Hay que apoyar el surgimiento de alternativas de “2ª Oportunidad” adecuadas para quienes dejaron o fueron excluidos del sistema educativo y ya no tienen edad, ni condición, para regresar a las escuelas a concluir su ciclo secundario.