Estas son las razones que explican por qué se necesita una nueva visión que supere el gradualismo, la simulación y el cinismo político que hasta hoy predominan frente a la permanencia de la pobreza y la desigualdad en nuestro país.