México está ‘enfermo’ a causa de un sistema de salud pública que no destina los recursos ni brinda la atención que los ciudadanos merecen, encabezando así deshonrosas listas a nivel mundial.