La pobreza no sólo afecta a quienes se encuentran en esta condición. Debilita nuestra democracia, economía, estabilidad y viabilidad como país.