YouthBuild ha probado la eficiencia terminal de un programa que combina la escolaridad con la práctica laboral, de manera que los jóvenes que ya rebasaron la edad para incorporarse a la educación media superior pueden cursar ese ciclo y en un alto porcentaje conseguir un contrato laboral con mejor remuneración salarial.