El Estado Mexicano tiene la obligación de garantizar el pleno ejercicio de los derechos como mandato del artículo primero constitucional y específicamente al derecho a la libre expresión y privacidad de las personas como lo dictan el articulo 6 y el 16 constitucionales.