Los organismos de la ONU no pueden aceptar que el gobierno de México presente las metas nacionales de los Objetivos del Desarrollo Sostenible como un hecho cumplido y simular la participación de la sociedad civil cuando ya no haya tiempo para ello.