En salud las fallas del servicio producen dolor, complicaciones y mayor riesgo a la vida. Además por supuesto, desperdician recursos y llevan a tratamientos más costosos. Sin mencionar los días laborales perdidos y muchos otros efectos en calidad de vida del paciente y su familia.