Con la transición demográfica que vivimos crece el número de personas en edades avanzadas en cantidad y proporción. En 2016 hay 12.3 millones de personas de 60 años y más. Para 2050 se estima habrá casi el triple: 32.1 millones. Sólo este dato revela la importancia que tendrá contar con buenos servicios de salud durante las próximas décadas.