Después del 19 de septiembre de 2017 no podemos ser los mismos de antes, como si nada hubiera pasado, como si nada hubiésemos aprendido. De aquí en adelante la pregunta que debe orientar el camino es: ¿qué país es el que queremos?