La Contraloría Social se ha convertido más en una figura decorativa que en un mecanismo de participación eficaz. Ha carecido de autonomía y sobretodo de medios de incidir en la corrección de las posibles situaciones detectadas.