Se ha generalizado acusando a las OSC de opacidad, discrecionalidad y corrupción. Estas generalizaciones son injustas e incorrectas y muestran el gran desconocimiento del trabajo que hacen en defensa de la democracia, los derechos humanos y un sinnúmero de causas sociales.