La provisión de servicios de cuidado infantil durante la primera infancia es una obligación del Estado, que no se sustituye con otras medidas como puede ser la entrega de transferencias monetarias directas.