Es muy relevante que las nuevas políticas frente a la pobreza se basen en evidencia y que superen la tentación de recrear el paternalismo y el clientelismo político que caracterizó al régimen del pasado.