La situación económica es muy grave y lo será más en los próximos años. Si seguimos por esta vía, nos encaminamos a un ambiente de recesión, agravado por el recorte drástico al gasto público en servicios esenciales de salud y educación, debilitados aún más por una austeridad mal entendida.