El nuevo Informe sobre Desarrollo Humano de México, elaborado por la ONU, revela que el gasto público no está contribuyendo a cerrar las brechas de desigualdad entre los territorios y tampoco durante el ciclo de vida de sus habitantes. Hay un conjunto muy amplio de transferencias de ingreso que se concentran en los estratos con mayores ingresos, en especial los subsidios energéticos (electricidad y gasolina).