En México hay 21.4 millones de niñas, niños y adolescentes pobres. Son muchos. Demasiados para una de las 12 economías más grandes del mundo