Después de 22 años de mediciones de pobreza regresamos al punto de partida: 53% de la población sin ingreso suficiente para cubrir sus necesidades básicas había en 1992 y hay en 2014. Usando la misma métrica, claro. Se requiere hacer algo distinto. No bastan el crecimiento económico; aunque es indispensable, no es suficiente.