No hay nada que celebrar, ni hay manera de minimizar los hechos. Pretender festejar avances mínimos en el combate a la pobreza es inaceptable. Sobre todo porque se requieren cambios de fondo, de enfoque, de instituciones, de programas y de capacidad de implementación.