La multiplicación de programas genera dispersión, dispendio y abre espacios a la corrupción y la discrecionalidad. Generalmente está motivada por intereses clientelares y muchas veces se basa en “ocurrencias” buscando el aplauso de un público que carece de elementos para diferenciar entre las intenciones declaradas y los resultados obtenidos.