Para mejorar los servicios de salud hay que garantizar que los recursos lleguen completos a su destino. Se requiere eliminar las grietas legales que posibilitan su desvío. También se debe enfrentar la opacidad que posibilita su malversación o su dispendio.