El incremento de la pobreza y la desigualdad puede ser uno de los peores efectos de la pandemia, si no se toman medidas adecuadas de prevención y atención.