Ante la emergencia económica, hay que dar subsidios y créditos con recursos suficientes para el tamaño del problema y no “aspirinas para un cáncer”.