Acción Ciudadana Frente a la Pobreza propone explorar las vías para construir un sistema de protección social que sea un derecho para todas las personas, y que sea financiado con impuestos generales y no con cuotas obrero-patronales, como una estrategia eficaz para garantizar el derecho al trabajo digno.