El gobierno del presidente Peña Nieto en los 90 días que le restan podría emparejar el salario mínimo al costo de la canasta básica para reducir la pobreza laboral y depurar los padrones de los programas sociales como un primer paso para que haya transparencia y rendición de cuentas en la política social.