Digamos no al uso electoral de los recursos públicos para programas sociales, reportemos la compra de votos entre los más necesitados del país y exijamos castigo a quienes lesionan la dignidad de los electores.