México necesita fijar un horizonte y objetivos que sirvan para unirnos frente a la pobreza y la desigualdad, y para crear una sociedad sin privilegios.