Triste realidad para el sistema público de salud quedar relegado del discurso y prioridades del Presidente. Situación grave además porque pareciera una claudicación ante los grandes retos del sistema de salud.