Noviembre 29, 2019

banner 14:19

Fórmula de la igualdad

  • Llamado de la sociedad civil para fijar el salario mínimo en 133 pesos al día
  • Proponen fórmula para la recuperación gradual del poder adquisitivo
  • Un 5 por ciento de aumento anual, más 24 pesos para la recuperación

Comunicado 14/ 2019

Acción Ciudadana Frente a la Pobreza celebra que exista consenso generalizado sobre el inminente aumento de 5 % al salario mínimo que deberá regir a partir del primer de enero de 2020, porque quedará dos puntos arriba de la inflación y por, segunda ocasión, por encima de la línea de pobreza.

Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de la iniciativa “Frente a la Pobreza” explicó que ahora es el momento de continuar la recuperación gradual del salario para resarcir la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores que se mantuvo frenado desde los años 70 del siglo pasado, acumulando una pérdida de más del 70 por ciento en el valor de salario mínimo.

Para alcanzar la recuperación del salario de manera gradual sin que afecte la inflación, hemos propuesto aumentos graduales cada semestre, con un monto “en pesos” hasta que alcancen un nivel “suficiente” para el sostenimiento de una familia, como lo plantea el artículo 123 de la constitución mexicana.

En este caso específico, nuestra propuesta es aprobar ahora, además del 5 por ciento anual, 24 pesos para quedar en 133 pesos diarios, es decir, 4 mil pesos mensuales, a partir del 1º de enero de 2020.

Este ajuste no representa un alza generalizada en los salarios, el aumento de recuperación se expresa en pesos para que no repercuta en las revisiones contractuales. Por eso es importante reiterar y precisar que ese aumento sólo es para el salario mínimo basado en el Monto Independiente de Recuperación (MIR) que ya ha sido aceptado por la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos.

Respaldamos a los sindicatos y organismos empresariales que están de acuerdo con el método de subir el salario mínimo en 5 % más un monto de recuperación en pesos. Llamamos a las autoridades a sumarse a ese propósito que permitirá hacer justicia histórica a los trabajadores más necesitados, quienes fueron sacrificados en una política de bajos salarios como atractivo a la inversión.

En Acción Ciudadana Frente a la Pobreza hemos sostenido que las estructuras de trabajo caracterizadas por bajos salarios, sin contratos estables y sin acceso a la protección social, son verdaderas fábricas de pobreza.

En la más reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI se revela que hay 15 millones de mexicanos que trabajan y reciben un salario, pero cuyo ingreso es insuficiente para adquirir una canasta básica para su familia. Esos 15 millones representan la mitad de la población que tiene empleo remunerado en México, es un vaso medio vacío.

“No podemos esperar crecimiento económico ni un mercado interno fortalecido con un vaso medio vacío en uno de los sectores que sostienen el consumo. No podemos permitir que en México el trabajo no sea la puerta de salida de la pobreza. Un primer paso para hacer del trabajo la llave maestra de la igualdad es tener trabajadores con salario suficiente y con condiciones dignas de contratación y seguridad social”. Lo merecen quienes trabajan y lo merece México, dijo Gómez Hermosillo.