Confía Mancera se retome discusión del salario mínimo

El jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera Espinosa, manifestó ayer su “esperanza” de que una vez que concluya la elección presidencial en Estados Unidos, se retomará la discusión del salario mínimo en México para ubicarlo en más de 85 pesos.

“Entiendo ahora que el Banco de México está esperando a ver qué resulta de la elección de Estados Unidos. Yo tendría la esperanza de que verdaderamente terminando esa contienda política se pueda tomar una decisión, que además se ha permeado entre los empresarios y no están en desacuerdo en que se incremente el salario mínimo”, señaló.

Al participar en el panel “Hablemos de un salario mínimo suficiente”, en el marco de la Conferencia Internacional Estado del Arte del Salario Mínimo, mencionó que estaba a punto de lograrse, pero que ante la elección estadunidense, el Banco de México suspendió su implementación para tener mejores condiciones.

Explicó que su Gobierno realizó un estudio sobre la viabilidad del incremento a los minisalarios, además de que existe consenso con académicos, empresarios y sindicalistas, sobre esa necesidad que beneficiará a trabajadores con baja remuneración salarial.

Sostuvo que desde el punto de vista económico se puede, “desde el punto de vista social es una injusticia, desde el punto de vista jurídico es una contradicción normativa y desde el punto de vista de los escenarios económicos, lo que se ha demostrado en América Latina es que todos los países que hicieron un incremento salario mínimo mejoraron sus niveles de vida”.

Mancera Espinosa precisó que además el estudio arrojó que el país tiene un rezago de decenas de años con el monto que se sostiene para los salarios mínimos insuficiente, con diferentes argumentos, como control de pesos, competitividad y un ancla inflacionaria.

Desde el Museo Tamayo, donde agradeció al presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro, haberse sumado desde un inicio a esta demanda salarial, el Ejecutivo local destacó también la coincidencia en que la Comisión Nacional de Salarios Míniemos (Conamasi) ya no tiene razón de existir, pues su postura es anti ética en cuanto al raquítico salario mínimo que se encuentra por debajo de países como Honduras o Guatemala.

Al respecto, el alcalde jalisciense mencionó que “queremos levantar la voz y decirle al país que es momento de dejar de lado un debate que sobradamente ha demostrado que no existen elementos para pensar que un aumento al salario mínimo va a llevar a una catástrofe económica”.

Por el contario, dijo el munícipe, “lo que podríamos hacer, es mandar una señal como país, más allá de colores y de partidos, que desde la política económica se puede empezar a recuperar el rumbo de México”.

Mientras, el gobernador de Tlaxcala, Marco Mena, fue más cauteloso al hacer ver que se deben cuidar variables como el impacto que un incremento al salario mínimo tendría en la inflación, en la reducción de prestaciones o plazas laborales y de la informalidad.

Link a El Sol de México

Confía Mancera se retome discusión del salario mínimo