Avances, pero sin cambios de fondo en el Presupuesto 2016

Boletín 8

·       Se reduce la dispersión de algunos programas, pero permanecen espacios para la opacidad y la corrupción

·       El incremento al Seguro Popular es insuficiente

·       Los gastos en servicios personales y de operación de las secretarías es excesivamente elevado: representa el  27.3% del gasto corriente

En una primera valoración general del Paquete Económico 2016 entregado por la Secretaría de Hacienda a la Cámara de Diputados, la Acción Ciudadana Frente a la Pobreza reconoce avances, pero también alerta sobre la falta de profundidad de los cambios más importantes para enfrentar la pobreza y la desigualdad. 

Algunos de los avances son la reducción de la dispersión de programas con potencial para la inclusión social, de 47 pasaron a 39 y se redujo el Ramo 23 en 19.2% al pasar de 127.3 a 102.9 mil millones de pesos.

Las principales limitaciones, sin embargo, se relacionan con los mecanismos de vigilancia y la permanencia de espacios de opacidad y corrupción; por ejemplo, en el Ramo 23, en el Ramo 33 y en los subsidios agrícolas.

Hay un incremento de 25.2 mil millones de pesos al Ramo 33, al pasar de 591.4 a 616.5 mil millones de pesos, sin que a la fecha haya transparencia en la rendición de cuentas.

 El incremento al presupuesto del Seguro Popular es insuficiente, eso significa un año más sin dar cumplimiento al 100% de la cobertura de salud que desde 2010 es obligatoria según el artículo octavo transitorio de la Ley General de Salud, en su versión publicada el 15 de mayo de 2003 en el Diario Oficial de la Federación.

De 47 programas con potencial para la inclusión económica se pasó a 39, con una reducción de presupuesto de 126.8 a 122.2 mil millones de pesos.[1] 

La reorganización del sector económico y productivo es claramente insuficiente. Se mantiene una dispersión enorme de programas con muy escaso potencial para contribuir a hacer frente a la pobreza. Por un lado se fusionan programas y por otro se reabren partidas que apenas hace un año se habían fusionado.[2]

Los gastos relacionados con servicios personales y de operación de las secretarías y organismos que operan programas con potencial para la inclusión económica representan 27.3% del gasto corriente asignado, una cifra excesivamente elevada.

Es necesario reforzar la transparencia en datos abiertos, la rendición de cuentas y adoptar una estrategia nacional para hacer frente a la pobreza y la desigualdad.

La exigencia de la Acción Ciudadana es avanzar en:

1)   Fortalecer los mecanismos de vigilancia ciudadana y rendición de cuentas para evitar corrupción, discrecionalidad y clientelismo.

2)   Reestructurar los programas productivos para generar una opción productiva para la mejora de los ingresos de la población que vive en pobreza y promover el incremento real al salario mínimo y la recuperación salarial gradual.

3)   Garantizar el acceso efectivo a la salud.

La Acción Ciudadana Frente a la Pobreza ha insistido en la necesidad de construir una política de estado frente a la pobreza y la desigualdad y para ello se está coordinando con muchas organizaciones para establecer un Foro plural de acuerdos, que permita construir esa política de estado.  La sesión de instalación de ese Foro se realizará el 16 de Octubre y una movilización para conmemorar el Día Internacional de Erradicación de la Pobreza que se celebra el 17 de octubre.

Principales avances en esta primera valoración:

·      El incremento de recursos para ampliar la cobertura de salud, a fin de avanzar en la cobertura universal de salud. El proyecto de Presupuesto contempla un incremento de 648 millones de pesos adicionales al seguro popular

·      El incremento de recursos para impulsar la economía social a fin de impulsar empresas sociales con pequeños productores y personas en pobreza.  El proyecto de Presupuesto contempla un incremento de 534 millones de pesos más al programa de fomento a la economía social. Además propone la resectorización del Instituto Nacional de la Economía Social y Solidaria (INAES), antes sectorizado en Economía y ahora se propone sea parte de la SEDESOL, con lo cual se espera pueda tener mayor focalización hacia las comunidades y personas en pobreza.

·      La reducción de los subsidios agrícolas en programas regresivos, que canalizan mayores recursos a los grandes productores. El proyecto de Presupuesto contempla una reducción de: 73 mil a 63.9 mil millones de pesos

Principales limitaciones y pendientes reconocidos en esta primera valoración:

·      Se mantienen los rubros opacos como el Ramo 23, con un presupuesto de 102.9 mil millones de pesos, y en el Ramo 33 616.5 mil millones de pesos

·      Se mantienen los programas regresivos con un presupuesto de 21.5 mil millones de pesos en el Programa de Fomento a la Agricultura (antes Procampo)

·      No hay avance en el padrón único de beneficiarios, como vía transparente y obligatoria de acceso a los subsidios sociales para los tres órdenes de gobierno, que permita evitar la proliferación y pulverización de programas y eliminar el clientelismo y el paternalismo.

·      No hay un recorte claro a los rubros que generan privilegios y gasto oneroso, como el gasto en propaganda y comunicación social, bonos y pagos extraordinarios a altos mandos, seguro de gastos médicos privados para altos mandos y financiamiento a campañas electorales y partidos.

·      No se incluye la obligación de los programas de presentar sus datos en formato de datos abiertos.

·      No se incluye la obligación de fortalecer la contraloría social.

·      Faltan obligaciones de transparencia para garantizar el flujo y gestión de los recursos federales destinados a los gobiernos estatales para la provisión de servicios de salud

·      No se incluye la necesidad de crear una Junta de Gobierno con participación ciudadana para el INAES a fin de que realmente impulse la inclusión económica

La Acción Ciudadana Frente a la Pobreza reitera sus exigencias en dos momentos:  inmediato para iniciar el cambio de fondo para enfrentar la pobreza y la desigualdad en esta oportunidad del presupuesto “base cero” y el paquete económico 2016.  Así como de fondo, para construir un nuevo contrato social frente a la pobreza y la desigualdad, basada en un acuerdo plural y amplio sobre nuevas políticas económicas y sociales para reformar la política fiscal, laboral, salarial, de seguridad social, de salud, educación y desarrollo social.

Contacto para medios:

Diana Turner: 55 85 80 65 25 / Rosa Elena Luna: 55 22 71 56 86

Avances, pero sin cambios de fondo en el Presupuesto 2016

La Acción Ciudadana Frente a la Pobreza es una iniciativa de la sociedad civil organizada integrada por más de 60 organizaciones de todo el país para impulsar acciones efectivas frente a la pobreza y la desigualdad. Especialmente, surge para unir y articular a las miles de organizaciones que desde hace muchos años trabajan de manera directa, desde la base, en zonas rurales y urbanas, en proyectos de desarrollo económico, de capacitación, de educación y salud, y muchos más, siempre con un enfoque de empoderamiento ciudadano, más información en www.frentealapobreza.mx


[1] No obstante que en el presupuesto de otros programas relacionados con inclusión económica hay una reducción de 20 mil millones de pesos del presupuesto.

[2] Un ejemplo es el Programa Integral de Desarrollo Rural, que se creó en 2015 a partir de varios programas con escasa rendición de cuentas y para 2016 vuelve a escindirse.

Avances, pero sin cambios de fondo en el Presupuesto 2016